«El mejor abogado y su lado más social» en El Mundo

&

No son buenos tiempos para algunas profesiones, tampoco para la abogacía, sometida al desencanto de una sociedad en la que parece que todo vale para conseguir un fin. Por eso reconforta el discurso de aquellos que reivindican lo más profundo de su oficio, «lo que siempre debería ser», y alzan la voz para mostrar lo que consideran la cara olvidada de su trabajo.

Sigue leyendo el artículo en elmundo.es

Deja tu comentario